Esta usted en:
  • Inicio >
  • El Municipio - Turismo

Gastronomía


La cocina tradicional de Arjonilla se encuentra estrechamente identificada con las costumbres de la comarca y la región en la que se encuentra inmersa, sin que por ello deje de contar con algunas peculiaridades gastronómicas como es el caso del popular "potaje de habas con berenjenas", que los arjonilleros suelen tomar cada 16 de agosto, festividad de su patrón San Roque. Tal costumbre cuenta ya con casi cuatro siglos de vigencia ya que data del 20 de mayo de 1602, fecha en la que el Concejo de la villa acordó tener como patrón con carácter especial a San Roque, encomendándose a él para que el pueblo se viera libre de una epidemia de peste, el cólera morbo, que andaba haciendo estragos por la comarca. En justa compensación piadosa, las gentes de Arjonilla, para ganarse los favores del santo, hicieron solemne voto de ayunar y abstenerse de comer carne el día del patrón, así como de ser tenido por todos los del lugar dicho día como de fiesta mayor, y aquellos que incumplieran lo por todos prometido, no sólo incurrirían en pecado mortal, sino que sería dignos de ser castigados con el padecimiento de la peste. Este voto fue renovado en 1654 y ratificado el 14 de agosto de 1834, cuando reinaba Isabel II, lo que nos da idea del arraigo que este ?potaje de habas con berenjenas? tiene en la tradición culinaria de las gentes de Arjonilla.

Aparte de los tradicionales gazpachos que comparte con la cocina de toda la provincia, cuenta con el denominado "salmorejo antiguo", de clara influencia cordobesa, y que no es otra cosa que un gazpacho espesado con yemas de huevos duros y adornado con las claras de los mismos. No menos arjonilleros son los "boquerones escarchados", ni las tradicionales "migas con tropezones", ni de menor solera culinaria es el "guiso de castañas" que se toma para la festividad de los Santos.




Ayuntamiento de Arjonilla

Información Legal | Accesibilidad